TV en palabras

¿Y el canal cultural, señora presidenta?

14/03/2017  

Fuente: Vivian Lavín, El Desconcierto

Resulta demencial que la preocupación del gobierno esté centrada en la cantidad de millones que se le entregarán a TVN para paliar sus onerosas deudas y no aceptar, de una vez por todas, que el Estado debe crear y subvencionar medios públicos de carácter cultural.

Hay un señor que dice que no cree que la gente necesite cultura, que “no hay que obligar a la gente a ver cultura. Si a la gente le gusta la cultura, le gusta. Si no, no le gusta. Ver cultura no es bueno ni malo”.  No se trata de un pensamiento muy profundo pero sí profundamente insolente. Ha salido de la boca de un señor que llegó a convertirse en uno de los hombres más poderosos de la televisión chilena, cuando creó el formato de los programas de farándula, uno de nombre SQP. Un señor que se llenó de dinero haciendo que periodistas y modelos se transformaran en “opinólogos” en un esquema de conversación sobre la vida e intimidades de unos y otros.  Y aunque la idea fue una mera copia de lo que se hacía en otros países, logró que la televisión chilena ingresara a los pantanosos territorios del cotilleo. Lo que al principio fue visto con perplejidad por la audiencia chilena, luego la cautivó y con ello subió los puntos de rating seduciendo al avisaje. Mil millones de pesos y más, recaudaban cada mes, recuerda este señor cuya fortuna ya venía amasando desde hacía rato, en puestos políticos como Seremi de Hacienda de Pinochet y gerente de desarrollo internacional de Endesa…pero eso fue antes de que descubriera en la televisión su propia mina de oro.

Las palabras de este señor sobre el rol que juega la cultura en la educación de los pueblos, no debieran producir escozor en tiempos tan difíciles como los actuales. Porque él ya no tiene vinculación con los medios, lo que no quiere decir que no los vaya a reactivar, más aun cuando en la entrevista que concede a la Revista El Sábado de El Mercurio, arremete en contra de los canales por su falta de conocimiento y olfato televisivo, cualidad que él, por cierto, mantiene intacta. Un instinto que solo podría ejercer en Chile, claro está ya que en Europa, ya se hartaron al punto que el Tribunal de Derechos Humanos de Estrasburgo condenó a la televisión española por violar los derechos de una conocida cantante con un veredicto que señala que ser famoso no abre las puertas a que la intimidad de alguien quede expuesta para saciar a una audiencia chismosa.

El Tribunal europeo ha invocado el artículo octavo de la Convención de Derechos Humanos que establece que “toda persona tiene derecho a su vida privada y familiar”, legislación que también en Chile está presente en la cuestionada Carta Fundamental que nos rige desde 1980. Pero como acá las “tendencias europeas” no se siguen con la misma celeridad como las de la moda, es posible que en unos 20 años más tengamos a una justicia activa en la defensa de la honra de las personas que es pisoteada ya no solo en la farándula, sino que en los noticieros, que para aumentar su audiencia han recurrido a una enmascarada fórmula de periodismo callejero e insolente. ¿Y la cultura? Ah, eso, bueno, en realidad eso poco importa y menos la televisión cultural ya que hoy, quienes tienen la posibilidad de sentar sus bases, están de salida del gobierno, y prefieren dejarle el bulto al que venga.

Resulta demencial que la preocupación del gobierno esté centrada en la cantidad de millones que se le entregarán a TVN para paliar sus onerosas deudas y no aceptar, de una vez por todas, que el Estado debe crear y subvencionar medios públicos de carácter cultural. Porque el medio público autónomo y de carácter comercial ha fracasado rotundamente y a pesar, de ello, persisten entregándole más recursos, cuando con muchísimo menos, se podría convertir a TVN en una canal cultural de excelencia que aprovechara ese dinero con el de los Fondos concursables y el del CNTV, que no son pocos para hacer TV de calidad. Lo que pasa es que quienes tienen la posibilidad de hacerlo tienen como asesor a ese señor de la farándula y a sus secuaces que siguen jugando con el morbo y desdeñan a la cultura.

¿Deberíamos entonces ir a la justicia y exigirle a través de ella que el Estado cumpla con el prometido canal cultural? Ya quisiéramos a un Tribunal de Estrasburgo en estas latitudes para que haga saber a quienes corresponde que, así como existe el derecho a la honra, también existe el derecho a la cultura, y que eso se llama televisión pública de calidad.