Reportajes

Sigue floreciendo la enredadera de La Ruta de la Memoria

11/01/2018  

La Ruta de la Memoria es una coordinación de organizaciones de Derechos Humanos que junto a entidades del Consejo Nacional de la Cultura y las Artes y el Ministerio de Justicia y la Universidad de Playa Ancha, busca reconocer y hacer conciencia sobre los distintos lugares de la región de Valparaíso que sirvieron como centros clandestinos de tortura y exterminio durante la dictadura militar a través de la instalación de una obra, una escultura, una pieza que conmemore lo que allí sucedió. Es en este contexto que se situaron placas conmemorativas en Liceo Matilde Brandau de Ross de Valparaíso y en el sector de Las Coimas, Putaendo, además de la instalación del segundo memorial, del académico UPLA Leandro Silva, esta vez en Colliguay, una localidad rural y montañosa cercana a la ciudad de Quilpué. Allí funcionó el campo de prisioneros políticos denominado “Isla Riesco”, entre fines del año 73 y los primeros meses del año 74, a cargo del Servicio de Inteligencia Naval (SIN), transformándose en una verdadera “espina de sangre”, tal como versa el nombre de la localidad en mapudungün, en estos parajes montañosos.