Documentales,TV en palabras

“Un no ganador, un sí mandador”: A 30 años del triunfo del No

5/10/2018  

5 de octubre de 1988. Triunfo del No. Término de 17 años de dictadura. Acuerdos entre vencedores y vencidos. Se inaugura un sistema democrático en la medida de lo posible. Una democracia tutelada capaz de sostener un proceso de transición sin grandes cambios ni transformaciones. La Constitución Política del 80 goza de buena salud.

El trabajo audiovisual “Un no ganador, un sí mandador”, del académico de la Facultad de Ciencias Sociales de la UPLA, Luis Costa del Pozo, problematiza sobre las contradicciones que el plebiscito abrió para Chile. Luego de haber sobrevivido a la prisión, fue expulsado del país el año 75, pudiendo regresar por primera vez a su tierra natal en septiembre de 1988. Lo recibe un país convulsionado, a las puertas de confrontarse en las urnas.

En los recorridos me fui enfrentando a dos realidades que convivían, la desbordante energía que desplegaba el pueblo chileno para enfrentar las movilizaciones y campañas por el No y, por otra parte, un gran escepticismo frente a las posibilidades democráticas que pudiera desplegar su posible triunfo. Además, las sospechas de fraude y control generaban un temor evidente en la población. En varias oportunidades se me consultó acerca de la posibilidad de que hubiera sistemas que le permitieran a la dictadura observar dentro de las casetas de votación para espiar el voto del ciudadano”.

Además, Luis Costa explicó el sentido que los impulsó, junto a su colectivo de trabajo CATEP, a la realización de este trabajo documental. “Dado que el grueso de la prensa nacional e internacional estaba abocada a reportear el proceso plebiscitario y a la clase política que se disputaba el futuro, tomé la decisión de auscultar a los escépticos que no estaban representados, que se encontraban en las poblaciones periféricas de Valparaíso y Viña del Mar y ponerlos en diálogo audiovisual con los sectores promotores del No”.

El título del trabajo audiovisual me lo entregó una dirigente poblacional que entrevisté en los márgenes de la ciudad el 6 de octubre del año 1988, a quien le hicimos la pregunta acerca de qué representaba el triunfo. Su respuesta fue visionaria de lo que vino en los 30 años siguientes: “hay un no ganador pero un sí mandador”, sostuvo Luis Costa.