Miradas públicas,Reportajes

Aula Segura es donde podamos pensar

18/12/2018  

La oposición entre el adultocentrismo y las infancias ignoradas es testimonio del descrédito que se le da tanto a las voces de niños y niñas como a la lucidez que sus experiencias van tejiendo ante contextos cada vez más desiguales y descariñados. El pensamiento crítico que empieza a gestarse desde las aulas se entrama en conciencia colectiva, lo que pareciera no ser funcional a las cúpulas del poder y sus lógicas violentas. Es en este escenario que, luego de la Ley de sobre Violencia Escolar (2011) y la posterior Ley de Inclusión Escolar (2015) , el proyecto de Ley Aula Segura, anunciado como una medida democratizadora, se muestra como un recurso que podría agudizar la criminalización de la protesta y la deslegitimización de los discursos de las diversas juventudes, mediante mecanismos de entrega de poder a directores y la lógica de la desvinculación para con los y las estudiantes. En definitiva, recursos que no reparan en causas y sólo garantizan consecuencias, no soluciones, ignorando no sólo la capacidad crítica de los/as estudiantes, sino también el poder de decisión y funcionamiento que tienen las escuelas como sistemas e instituciones que también se mueven en el ámbito de lo público. Un aula segura no es coartar paros ni tomas, es un espacio donde se garantice el derecho a pensar y crecer respetando las autonomías y el pensamiento crítico.