TV en palabras

Derechos Humanos, el contenido ausente en la educación chilena

17/01/2019  

Fuente: Diario Radio UChile

En la Comisión de Derechos Humanos de la Cámara de Diputados se está discutiendo un proyecto de ley presentado por la diputada Carmen Hertz que busca crear un ramo de derechos humanos en enseñanza básica y media, una idea que a juicio de expertas es correcta y ayudaría a garantizar la no repetición y que existan menos vulneraciones.

El 11 de octubre del año pasado la diputada Carmen Hertz, en conjunto a otros diputados de oposición, presentó un proyecto de ley que busca crear una asignatura llamada Memoria y Derechos Humanos, con el objetivo de “contribuir a la formación de las nuevas generaciones, para acercarlas al conocimiento de nuestra historia reciente y, en particular, del terrorismo de Estado y las sistemáticas violaciones a los Derechos Humanos ejecutadas por la Dictadura cívico militar”.

A casi tres meses de presentada la iniciativa, esta se está discutiendo en la Comisión de Derechos Humanos de la Cámara de Diputados, y durante los últimos días se ha sumado a la contingencia, ya que 56 académicos han firmado una carta de apoyo a la iniciativa, pues aseguran que efectivamente el contenido es necesario en la educación chilena.

El texto fue preparado por la la doctora en Educación y académica de la Universidad de Valparaíso, Graciela Rubio, quien en ocho puntos explicó por qué los derechos humanos sí son necesarios de enseñar en nuestro país.

Entre la información que presenta la carta se indica que en el curriculum escolar desde 1996 se “ha priorizado enfoques universalistas centrados en el conocimiento general de sus principios, aportando a la formación valórica, asociados a temáticas específicos de algunas asignaturas, tales como Historia y Ciencias Sociales”. Se agrega que el contenido “prioriza una aproximación general a éstos que no permite su apropiación como una referencia ética, no aporta a formar para tomar posición sobre la historia (…) limitando las instancias necesarias de reflexión”.

CARMEN-HERTZ

El proyecto fue presentado por la diputada Carmen Hertz.

Por esto, se expone que se hace necesario que la educación en derechos humanos sea “en y para su defensa”, promoviendo espacios de reflexión, habilidades de pensamiento, reflexiones sobre el daño causado y “generar disponibilidades morales y de memoria para la defensa de los derechos humanos en el presente”.

Al respecto la creadora de este texto, la doctora en Educación y académica de la Universidad de Valparaíso, Graciela Rubio, dijo que el trabajo se debe hacer conjugando la historia, los derechos humanos y la memoria, algo que en nuestro país no está ocurriendo.

“Cuando se trabaja memoria se integran los derechos humanos desde una perspectiva más cultural y para eso es fundamental la historia, y ahí es donde se relaciona historia, memoria y derechos humanos con la experiencia que vivió Chile de violación de derechos humanos, y esa relación en el curriculum actual está muy débil, es casi imperceptible”.

Agregó que si en un estudio cuantitativo se le pregunta a los estudiantes si están a favor de los derechos humanos, estos dirán que sí. Sin embargo, al consultar por tomar una posición respecto de la violación de estos, no saben responder, pues no han existido espacios de reflexión.

derechos huamnos

El proyecto busca crear la asignatura “Memoria y Derechos Humanos”.

La académica de la Facultad de Humanidades de la Universidad de Valparaíso indicó que al no garantizar este tipo de enseñanza en la educación chilena “se reduce la posibilidad de formar ciudadanos y ciudadanas responsables de su historia de sociedad, porque no solo se responsabiliza al ciudadano porque conoce los datos, sino que hay que desarrollar otras competencias más complejas de análisis, desarrollar postulados éticos”.

Por su parte, María de Los Ángeles Villaseca, coordinadora de educación del Instituto Nacional de Derechos Humanos, dijo que valoran mucho la iniciativa, ya que es necesario crear en Chile una cultura de respeto de derechos humanos para que se dejen de permitir vulneraciones en diversos ámbitos.

“Necesitamos reforzar todo el campo de educación en materia de derecho humanos y no exclusivamente los de memoria, que son relevantes y que es importante que no pierdan visibilidad, pero como el mismo informe Rettig y en las conclusiones de la comisión se señaló, es indispensable que haya una cultura de derechos humanos para poner freno a la vulneración de derechos, por lo tanto es importantísimo avanzar en estos otros campos”, comentó.

Además, Villaseca dijo que para poder implementar en el futuro este proyecto es necesario también trabajar en la formación de los docentes, pues serán ellos los encargados de poner en marcha la educación sobre este tema.

“Hoy no contamos con cuerpos docentes para poder hacer esto, ni en término de derechos humanos en general, ni en temas de memoria en particular, por lo tanto hay que hacer un trabajo con las universidades que están formando los nuevos educadores, con el Ministerio de Educación que tiene la responsabilidad  de actualizar a los docentes que están en desempeño”, expresó.

indh

El Instituto Nacional de Derechos Humanos se manifestó de acuerdo con la idea.

La directora del Centro de Derechos Humanos de la Facultad de Derecho de la Universidad Diego Portales, Lidia Casas, explicó que en el contexto actual en que el pinochetismo ha sido públicamente admirado por diversos actores sociales y que la derecha ha tomado fuerza en la región, es importante educar sobre qué ocurrió, ya que de lo contrario los hechos pueden repetirse en el futuro.

“En las Américas si nosotros no somos capaces de develar aquello que sucedió y decir que nunca la tortura, nunca la ejecución, nunca la desaparición puede ser, uno justificada y dos, el rol que le cabe al Estado y todos aquellos que participan en la justificación, perdemos como sociedad, perdemos para entender lo que nos sucedió”

El proyecto de ley continuará su discusión en la Comisión de Derechos Humanos de la Cámara de Diputados, y entre sus objetivos detalla no solo la enseñanza de los hechos ocurridos durante la dictadura cívico militar, sino también fomentar en los estudiantes el reconocimiento y re-dignificación de las víctimas y promover la comprensión de la garantía de no repetición y la injustificabilidad de las violaciones a los derechos humanos.