¿Quiero mi barrio?

Valparaíso se siente fuerte. Grita. Se muestra brutal. Es capaz de gentrificar edificios como el Hospital Ferroviario de Barón y convertirlo en un gran complejo habitacional que durante su construcción fue fragilizando los hogares y viviendas de vecinos y vecinas que durante décadas forjaron la identidad del cerro. ¿Cuáles son los límites? ¿Quién determina qué se puede hacer o no con la memoria territorial de las ciudades, de las personas? El debate acerca de Valparaíso se continuará librando, tal y como lo hizo desde la docencia el profesor Luciano San Martín, a quien dedicamos esta serie de trabajos.
Top