Estallido en Colombia: Despertar a costa de vidas humanas

Los patipelados de Chile, pelados en Colombia, comparten una historia común: el sistema político los ha violentado, ratificando el fracaso que la democracia neoliberal exhibe a costa de vidas humanas. Ya ha pasado poco más de un mes del estallido social en Colombia y las víctimas, asesinatos, traumas oculares y todo tipo de violaciones a los Derechos Humanos confirman que en nuestro continente reina la desigualdad. Eduardo Galeano, en su libro “Las venas abiertas de América Latina”, nos revela una realidad cada día más evidente. “Los países del sur son, ahora, una llaga del mundo, una continua mala noticia. Torturas, secuestros, asesinatos y destierros se han convertido en costumbres cotidianas. Estas dictaduras, ¿Son tumores a extirpar de organismos sanos o el pus que delata la infección del sistema?”.
Hoy nuestras historias se cruzan. Colombia resiste a las desigualdades del sistema y tal como pasó en Chile durante la revuelta, son millones las y los pelados que han salido a las calles, en distintas ciudades, a exigir justicia social, a pesar que en ese tránsito se pierdan irremediablemente vidas humanas. Lo costos, en la historia del mundo, los pagan siempre los mismos y las mismas.
Top